Necesitas un shooting fotográfico y te vamos a ayudar

Necesitas un shooting fotográfico y te vamos a ayudar

“Una imagen vale más que mil palabras” es una expresión que probablemente todos hayamos escuchado en multitud de ocasiones, y lo cierto es que en la era de Internet, esta idea está más vigente que nunca.

No importa cuál sea nuestro tipo de negocio, nuestra imagen dice mucho más de nosotros de lo que podemos apreciar conscientemente, y es por ello que siempre ponemos especial cuidado cuando realizamos shootings fotográficos para nuestros clientes, ya sean fotografías corporativas o de producto.

Antes de empezar con la sesión, siempre debemos estudiar cuales son los valores que queremos transmitir: si la empresa es tradicional o moderna, seria o desenfadada, humana o tecnológica… Nuestras fotografías deben estar impregnadas de todos estos valores y esto influirá tanto en las decisiones técnicas (la iluminación que tomemos, las lentes que usemos, los planos o la localización) como en las humanas (la pose que tomarán, el lenguaje no verbal o el vestuario).

Todas estas decisiones previas no solo servirán para plasmar el alma de nuestra empresa, sino que además darán a nuestro shooting una coherencia visual y una armonía que ayudarán a crear una imagen global de nuestro negocio.

Por todo lo que hemos comentado es por lo que es imprescindible contratar un estudio profesional como Ms. Barrons para que se encargue de tu sesión fotográfica. No obstante, sea quien sea quien lleve a cabo la sesión, os enumeramos a continuación una serie de consejos que puedes plantearte a la hora de realizar tus fotografías corporativas:

Ser natural

La mayoría de las personas no nos sentimos cien por cien cómodos delante de una cámara, por lo que el día de nuestra sesión fotográfica sería aconsejable huir de ropa o situaciones a las que no estemos acostumbrados. Una estrategia que siempre funciona si el tiempo lo permite, es que el fotógrafo pase unos días tomando fotos del equipo mientras trabajan de manera natural, para, de esta forma, normalizar su presencia y que cuando llegue el día del shooting ya se hayan acostumbrado y no estén tan rígidos.

Prepárate para posar

Como ya hemos comentado, tu lenguaje no verbal dice mucho de tu negocio, y una fotografía frontal con los brazos estirados a modo de ficha policial no suele ser el ideal a transmitir. Un buen cámara siempre te ayudará a elegir una postura favorecedora según tu fisionomía e intentado que encaje con el core de tu empresa,. Aún así, debemos ir mentalizados de que vamos a tener que posar. Por ello siempre es aconsejable ensayar unos días antes frente a un espejo para descubrir con qué posturas nos sentimos más cómodos y acostumbrarnos a salir de nuestra zona de confort.

Transmite con tu rostro

A la hora de enfrentarte a la cámara intenta mantener una actitud positiva, pues esto se verá reflejado en tus expresiones. No solo se trata de sonreír con tu boca; tu mirada, tus cejas y en general todos tus gestos se verán beneficiados si te mantienes focalizado y contento.

Otro aspecto a tener en cuenta es presentarse a nuestro shooting fotográfico de manera pulcra, habiendo descansado el día anterior, afeitados o con la barba recortada y, en el caso de las mujeres, con un maquillaje natural que no destaque sobre nuestra personalidad.

La localización importa

La localización de nuestro shooting es importante, ya sean unas oficinas o unos exteriores, no solo porque condicionarán aspectos técnicos como la iluminación o las lentes, sino porque es un potente transmisor de ideas. Por todo ello, merece la pena dedicarle tiempo a seleccionar los mejores escenarios para nuestras fotos y, si fuese posible, tener en mente posibles alternativas por si algo pudiese fallar. Un buen equipo, revisará las localización previamente para hacer una buena provisión de los materiales necesarios. Si vamos a hacer un shooting corporativo, lo ideal es usar las instalaciones de la empresa. Hay veces que no es posible, ya sea porque las instalaciones están en obras o porque son temporales. En esos casos, siempre se pueden usar espacios asepticos y decorarlos con la personalidad de la empresa. En Madrid hay multitud de espacios disponibles para alquilar en caso de que sea necesario.

Planifica el tiempo

Nuestro último consejo es, hasta cierto punto, uno de los más importantes. Intenta reservar todo el tiempo necesario y posible a la sesión fotográfica. Todos comprendemos que es muy difícil alejarse del trabajo pendiente, los mails y las llamadas, pero lo cierto es que si solo dedicamos 10 minutos a una foto difícilmente conseguiremos los mejores resultados tanto técnicos como humanos. Lo mejor es planear una jornada en la que el equipo pueda tomarse el tiempo suficiente para acostumbrarse al cámara, charlar con él, probar las distintas localizaciones y pose.

Si aún después de leer estos consejos, necesitas ayuda con tus fotografías corporativas no dudes en escribirnos a info@msbarrons.com