Grandes mujeres Diseñadoras

Grandes mujeres Diseñadoras

Como en otros muchos aspectos de la vida, la aportación de las mujeres a lo largo de los años se ha visto sepultada por sus contrapartes masculinas, y el mundo del diseño gráfico no ha sido distinto. Por eso hoy, día de la mujer trabajadora, queremos traer a cinco gigantas del mundillo, que han transformado transforman nuestra forma de entender nuestro trabajo.

Esta diseñadora neoyorkina fue una de las pioneras de lo que se conoció como diseño ambiental, que consistía en incorporar el diseño gráfico a los espacios públicos y la arquitectura.

Sus trabajos la llevaron a recorrer (casi) todo Estados unidos y buena parte de Asia y Europa, creando proyectos de diseño gráfico que se fusionaban con las obras de grandes estudios de arquitectura como Frank Gehry, Philip Johnson, Foster Partners, GGN, Olin, MRY, Barton Myers y SOM.

Uno de sus trabajos más destacados fue el proyecto de los juegos olímpicos de Los Angeles’84 en el que se creó una imagen única y cohesionada de más de 130 emplazamientos que se encontraban dispersos por todo el recinto.

A Paula Scher se le conoce como “la maestra conjuradora de lo instantáneamente familiar”, y no es para menos. Scher comenzó su carrera en los años 70 como maquetadora, pero su verdadera promoción surgió al convertirse en la primera directora que tuvo Pentagram en 1991. Su utilización de la tipografía la convirtió en un referente del mundo del diseño gráfico. Llegó a ser tan reconocida en este aspecto que se consideró “que pintaba de tipografía” y sus trabajos han sido expuestos en algunos de los museos más famosos del mundo.

Hoy en día ha diseñado para algunas de las identidades corporativas y logotipos más populares del panorama internacional, como el rediseño de la imagen de Windows y Citibank o el logotipo del MoMA y la identidad de The Metropolitan Opera.

Esta diseñadora estadunidense ha sido reconocida como una de las pioneras en introducir el mundo del diseño gráfico en el entorno digital. Además ha sido una de las más fervientes impulsoras del estilo New Wave en la costa de los EEUU.

Ya desde sus primeros trabajos Greiman se contrapuso al uso de la retícula de composición y a la pureza del espacio en dos dimensiones, pero no fue hasta 1976 , cuando se trasladó a los ángeles y empezó a trabajar para el California Institute of Art en el que su genialidad explotó. El contacto con el mundo de la fotografía experimental y la computación provocó que sus diseños se convirtieran en composiciones tridimensionales en la que los elementos compositivos juegan entre sí sin ningún orden ni jerarquía. La propia Greiman describe su cisión del diseño como “El diseño debe seducir, educar y, quizás lo más importante, provocar una respuesta emocional”.

Sin Susan Kare es posible que nuestras interacciones diarias con la tecnología fuesen muchísimo más complejas de lo que son. Esto se debe a que esta diseñadora norteamericana ha sido una de las personas que más a influido en el mundo del UI a lo largo de la historia convirtiendo un entorno a priori hostil en un entorno humanizado, dándole, literalmente, “una sonrisa”.

A Kare se la reconoce como la creadora de la mayoría de los elementos de la interfaz de Apple Macintosh en los ochenta, así como una de las personas de confianza de Steve Jobs en NeXT (donde trabajó como creadora creativa) y en Macintosh OS (donde diseñó gran cantidad de iconos, tipografías y material publicitario).

El trabajo de Kare el buen diseño es aquel que tiene significado, perdura en el tiempo y es claro, tal y como ella destaca “Un icono está bien hecho si le dices a alguien una vez para qué sirve y no lo olvida”.

Esta jovencísima diseñadora gráfica saltó a la palestra cuando en 2012 fundó el estudio Sagmeister&Walsh junto con el prestigioso diseñador Stefan Sagmeister. A pesar de su corta trayectoria profesional (comparada con las anteriores diseñadoras de la lista) Walsh ya ha trabajado con las grandes marcas del sector y ha sido nombrada por la revista Forbes en su listado de los 30 menores de 30 años a tener en cuenta.

Sus trabajos destacan por la mezcla de pintura digital con una fotografía de colores saturados y con la utilización de colores potentes y llamativos. Cabe reseñar su proyecto “Ladies, Wine & Design”, en el que recoge todas las experiencias, ideas y colaboraciones entre diseñadoras del todo el mundo, para dar mayor visibilidad al papel de la mujer en nuestro sector.

Esta es solo una pequeña muestra de las mujeres que han cambiado cambian, día a día, el mundo del diseño gráfico con su trabajo y esfuerzo. Aún queda mucho por hacer, pero poco a poco, se va modificando la tendencia para conseguir un mundo más paritario.