Lo que empezó como una pasión por el grafiti y el amor por el trabajo handmade, ha pasado a convertirse en un servicio más de nuestro estudio. Hoy os mostramos el último grafiti que hemos realizado para Urban Studio.

Urban Studio nos pidió que diseñáramos un cierre para su local, que mostrase tanto su lado urbano como su lado más espiritual y transcendente. Tras un periodo de reflexión nos decantamos por realizar un mandala pintado con spray para evocar ambas corrientes.

Comenzamos por dar una primera capa de imprimación sobre la que colocamos como elemento central el logotipo de la empresa y fuimos creando los “pétalos” del mandala a su alrededor.

 

Poco a  poco el mandala fue creciendo en formas geométricas hasta cubrir por completo el cierre y convertirse en una pieza completa.