Memorias corporativas: cómo innovar manteniendo la misma línea gráfica

Memorias corporativas: cómo innovar manteniendo la misma línea gráfica

Un año más, hemos diseñado la memoria corporativa de una gran empresa nacional y, junto a los clásicos retos de cualquier proyecto de diseño, nos hemos encontrado con uno de los grandes dilemas al realizar el mismo proyecto cada año; ¿cómo crear un diseño completamente diferente manteniendo una imagen coherente?

Detalle del interior de la memoria de 2020

 

Como en cualquier otro proyecto de diseño, debes comenzar por un estudio de mercado, buscar referencias visuales y las últimas tendencias en el campo en el que estás trabajando, pero además has de desligarte todo lo posible de los conceptos visuales utilizados en años anteriores. Para esta nueva versión, nos decantamos por crear contraste al usar tipografías clásicas con serifa frente a tipografías manuscritas más humanas y desenfadadas. Basándonos en esa misma idea, combinamos iconografía de línea fina y geométrica junto a ilustraciones de trazo grueso y libre.

A la vez, teníamos que mantener una coherencia con la línea gráfica que habíamos mantenido a lo largo de esto año, y esto lo conseguimos manteniendo, como es obvio, el color corporativo, el uso de grandes espacios y haciendo predominante el color blanco. Del mismo modo, para que el usuario de manera subcosciente mantenga una relación familiar con el diseño, mantuvimos una estructura, tanto a nivel gráfico como arquitectónico, similar a las ediciones anteriores.

Para que os podáis hacer una mejor idea de la evolución de los diseños, aquí podéis ver un ejemplo de como hemos mantenido una misma línea pero modificando algunos aspectos:

Detalle de las gráficas de la memoria de 2017

 

Detalle del interior de la memoria de 2018

 

Detalle del interior de la memoria de 2016