El fotógrafo francés Philippe Echaroux ha demostrado una vez más porque es uno de los mejores talentos de su sector.  Con tan solo una caja de hamburguesa, una pajita y una linterna ha conseguido crear una serie de retratos fantásticos para McDonald’s.

 

Es cierto que todas sus imágenes han pasado por los clásicos programas de retoque como Photoshop y Lightroom, pero no es menos cierto que nos demuestra una vez más que lo importante siempre es el artista y su conocimiento, más allá de la máquina.

 

Por último os recomendamos que no es perdáis su porfolio, en especial  el shooting de Fatboy Slim porque simplemente es espectacular.

Visto en nice fuking grafics