Todos sabemos que la cultura japonesa es algo especial y sino te lo crees, solo hay que fijarse en el trabajo de Kito Fujio. Este ex-oficinista transformado en fotógrafo se ha dedicado los últimos años a fotografiar los extraños parques infantiles que pueblan la ciduda de japón.

Kito, se dedica a fotografiar los columpios como si de conjuntos escultóricos se tratasen. Iluminando los parques infantiles, tanto en el exterior como en el interior, creando así una sensación extraña y onírica.

Las figuras de animales y objetos cotidianos se convierten en maravillosas obras de arte envueltas en un halo de misticismo mágico.

 

 

 

Visto en : spoon&tamago